Estás ante la presencia de algo vivo. Es la llama de tu conciencia.