Es un llamamiento a la serenidad, a la paz, al amor, a la felicidad, a la tolerancia, al desapego y a la tranquilidad. Contempla la llama al menos dos veces en el día durante cinco minutos y únete a la conciencia universal del Amor.